La Tierra De Los Antiguos Dioses Vyrajianos. Libro 1. La Joven Y El Cazador.

ebook

By Elena Kryuchkova

cover image of La Tierra De Los Antiguos Dioses Vyrajianos. Libro 1. La Joven Y El Cazador.

Sign up to save your library

With an OverDrive account, you can save your favorite libraries for at-a-glance information about availability. Find out more about OverDrive accounts.

   Not today
Libby_app_icon.svg

Find this title in Libby, the library reading app by OverDrive.

app-store-button-en.svg play-store-badge-en.svg
LibbyApponDevice.png

Search for a digital library with this title

Title found at these libraries:

Loading...

La historia sobre el amor de la joven y el cazador, sobre antiguas deidades y espíritus...
Extractos del libro:
La atención de la muchacha fue atraída por el cazador. Éste cortejó a una joven viuda. Arrojando una excelente piel de zorro sobre sus hombros, el cazador dijo:
—¡Compra, preciosa, no te arrepentirás! Yo mismo disparé a un zorro, le di justo en el ojo, para no dañar la piel. Mira cómo te queda.
La viuda se asomó a un pequeño espejo de amalgama de plata, incautado especialmente para una ocasión similar en la feria.
—¡Oh! ¡Después de todo, yo misma soy pelirroja! Y si coso un cuello de zorro en la ropa de invierno, pareceré un zorro. Ah, ¿me dispararás entonces por error, Lesyar?—, coqueteó la joven viuda con el cazador.
En ese momento, la madre de Ladomira, Miloslava, se distrajo para probarse un collar, y Ladomira decidió acercarse al cazador. La viuda estaba pagando la compra e intercambió una mirada significativa con el cazador. De repente, la chica se sintió molesta...
Lesyar era inusualmente majestuoso, apuesto y fuerte.
—¿Qué quieres, Belleza? —le preguntó a Ladomira.
Ella bajó los ojos: la voz del cazador la excitaba.
—Pieles de ardilla para decorar, —respondió con voz extraña.
Lesyar sacó una bolsa de debajo de un mostrador de madera y dispuso su contenido ante la mirada de una niña sorprendida.
—¡Elige! ¡Todo es tuyo! Acordaremos un precio.
Ladomira pasó la palma de la mano por la brillante piel marrón rojiza con marcas negras.
—Me lo llevo todo.
Lesyar sonrió.
—Entonces te descontaré algunos mercuros de cobre, —prometió—.
Ladomira desabrochó un monedero que llevaba en el cinturón, lleno de monedas de cobre y plata, llamadas en estos lugares «mercuros». Porque, como en una de las caras de las monedas, se representaba el rostro de un dios desconocido para los eslavos, Mercurio. Antes los eslavos pagaban sus compras con perlas de río, pero hace cuatrocientos años aparecieron comerciantes de países lejanos, cuyos monederos estaban llenos de mercuros. A los knyazs eslavos les gustó la aparición de un dios extranjero del comercio. Pronto aparecieron las casas de moneda, que empezaron a reponer regularmente los cofres de los knyazs con mercuros de cobre, plata y oro.
—Dígame su precio, —dijo Ladomira, bajando la mano a su bolsa.
—Dos mercuros de plata y tres de cobre.
La chica contó la cantidad y le dio las monedas al cazador. Él la sujetó hábilmente de la muñeca.
—He oído que eres una novicia en el Templo de la Madre Tierra Húmeda. ¿Vas a convertirte en sacerdotisa? —dijo Lesyar.
Ladomira le soltó la mano y lanzó las monedas junto a las pieles.
—¡Mete la mercancía en una bolsa!—, respondió tajantemente.
***
...Sobre la ciudad sagrada de Radogosh, situada en el monte Alatyr, que se encontraba en la espesura de un bosque, se acumulaban las nubes. El ambiente entre sus habitantes se estaba enrareciendo. La tensión ha estado en el aire durante mucho tiempo, pero últimamente no ha hecho más que intensificarse. Los habitantes de la ciudad sagrada, los vyrajianos, aquellos a los que los eslavos veneraban como sus «dioses», estaban pasando por momentos difíciles. Pues el culto a Logos estaba ganando fuerza en las tierras occidentales que se encontraban más allá del río Alba.
El culto a Logos se consideraba joven, ya que sólo había aparecido hace unos siete siglos. Pero, a pesar de ello, el culto recién surgido empujó a los antiguos dioses germánicos y escandinavos, hundidos en el olvido, y alcanzó su cenit. E incluso Rod, el creador de toda la vida y la existencia en las tierras de los eslavos (vyrajianos de...

La Tierra De Los Antiguos Dioses Vyrajianos. Libro 1. La Joven Y El Cazador.